El conjunto de Bauza, que volvió a jugar mal, no pudo sostener el envión de la victoria en el campeonato y cayó ente los de Varela por un justo 2-1 en los octavos de final del certamen. Ciro Rius por duplicado (el segundo con complicidad azulgrana), mientras Martín Cauteruccio puso el empate transitorio para el Ciclón, le dio la clasificación a los de Darío Franco, que en la próxima ronda enfrentan a Atlético Rafaela.

Definitivamente San Lorenzo no es más el campeón de la Copa Libertadores, al menos, en lo que demuestra en cancha. El conjunto de Bauza todavía no “cambió el chip” luego de la obtención  y lo está pagando caro. Tras el triunfo esperanzador ante Godoy Cruz por el campeonato levantó la moral pero no cambió el panorama. Defensa se le plantó de igual a igual en Avellaneda, exhibió las falencias del campeón y lo dejó afuera de la Copa Argentina con total justicia.

Los de Darío Franco salieron sin tapujos al estadio de Racing y preocuparon de entrada Al debutante Leonardo Franco. Rodríguez, al minuto, avisó que no sería una noche fácil para los de Bauza, que respondieron con un remate de Juan Cavallaro. El desarrollo se emparejo aunque la pelota la monopolizó San Lorenzo, pero le faltó explosión y precisión de tres cuartos en adelante. Los de Varela aprovecharon que Matías Catalán regaló la pelota en el centro, al defensa quedó a contra pierna y Ciro Rius la terminó mandando al fondo de la red con un disparo potente.

Duro golpe para los de Bauza, que eran un poco más (no demasiado) y en la primera desconcentración tenían que remar de más atrás. Sin demasiadas ideas, San Lorenzo fue sin conseguir resultados. Tuvo que esperar una mala salida de Defensa para igualar en los pies de Martín Cauteruccio, que no perdonó y con un remate cruzado le dio el aire que necesitaba el equipo.

En el complemento, Defensa y Justicia justificó la victoria final. A los 5’, ya estaba en ventaja nuevamente gracias a la complicidad de la defensa azulgrana: Ciro Rius envió un centro manso al segundo palo, la pelota rozó en Gonzalo Prósperi,  todo el fondo de San Lorenzo miró la escena esperando la intervención del arquero Leonardo Franco, que nunca llegó y se convirtió en actor estelar del tanto de Varela.

Bauza intentó enderezar el timón con los ingresos de Leandro Romagnoli (por Cavallaro) y Héctor Villalba (Catalán), pero su equipo siguió padeciendo la carencia de ideas para elaborar. Defensa aprovechó el desconcierto y tuvo tres claras para liquidar la historia: en la primera, Mariano Barbieri no llegó a conectar de buena manera un centro, la segunda con un remate de Washington Camaño que se fue cerca del palo, y antes de que el árbitro Ceballos decretara el final, Ciro Rius estrelló una bomba en el travesaño.

Con el triunfo, Defensa y Justicia se cargó al campeón de la Libertadores en los octavos de final de la Copa Argentina y jugará los cuartos ante Atlético Rafaela. Par San Lorenzo, otra derrota más que decepciona y preocupa, no tanto por la derrota, sino porque sigue quedando en deuda con el juego.