En Rosario, San Lorenzo tuvo las más claras en el complemento para quebrar a Newell’s y llegar a lo más alto del campeonato. Sin embargo, Cauteruccio-que le dio el empate a los de Bauza en la primera etapa tras el gol tempranero de Ponce para los rosarinos- falló en la definición y el Ciclón quedó a dos del líder Boca. Los de Gallego, que terminaron con diez por la expulsión de Mateo, volvieron a sufrir enormes altibajos futbolísticos durante todo el desarrollo.

Aún mastica bronca Martín Cauteruccio. Es que en sus pies San Lorenzo tuvo la posibilidad de llevarse tres puntos que lo llevarían a la cima del campeonato. Sin embargo, el ex Quilmes falló en la última puntada y el Ciclón no paso del empate ante Newell’s. Los rosarinos jugaron un buen primer tiempo, pero se desinflaron en la segunda mitad (una costumbre del equipo de Gallego en el certamen) y dejaron crecer a los de Boedo, que por poco no se suben a la cima junto a Boca.

Arrancó movido el trámite, con ambos insistiendo aunque midiendo por donde comenzar a esgrimir sus mejores armas en ataque. Tardo apenas diez minutos Newell’s en encontrarse con la red. En una jugada en la que nunca terminó de sacarla el fondo de San Lorenzo, sobre el costado derecho del área grande Ponce se hizo el espacio y sacó un zurdazo esquinado junto al palo de Torrico para abrir la cuenta para la “Lepra”.

Tardó apenas un par de minutos la visita en poner la igualdad en los pies de Cauteruccio. El delantero casi cayéndose definió en el área chica aprovechando una asistencia de Villalba que se ensució por un roce en Víctor López. Poco le importó al nueve que definió por debajo de los pies de Ustari.

Hasta que llegó el descanso, el que más propuso fue el local de la mano de Maxi Rodríguez. El volante fue lo más claro tocando, levantando la cabeza y encontrando el pase justo en el momento indicado. Casi moja tras una buena pared con Casco, pero su remate se fue desviado.

En el complemento bajó el ritmo pero no la intensidad del desarrollo. Newell’s se quedó sin caminos e ideas demasiado rápido y los de Bauza entendieron cual era el camino para preocupar a Ustari llegando por las bandas. El uruguayo desperdició las más claras: primero en un mano a mano definiendo suave, luego en un unipersonal contra toda la defensa leprosa y la última de cabeza debajo del arco en un corner con varios rebotes.

Antes del final, Newell’s se quedó con diez por la doble amarilla a Mateo y San Lorenzo extrañamente se conformó a pesar de quedar con uno de más. Con este resultado, los de Bauza no pudieron llegar a la punta y quedaron a dos del líder Boca. Para los rosarinos, otra oportunidad más desperdiciada para despegar de la mitad de tabla.