Como le paso ante San Martín de San Juan, el equipo de Bauza tuvo situaciones claras para convertir y erró hasta lo imposible. Los brasileños aprovecharon una contra culminada por Elias y se llevaron un triunfo por 1-0 inmerecido del Nuevo Gasómetro. Se le complicó el panorama a los de Boedo en la Copa Libertadores de América.

Cuesta explicar como San Lorenzo perdió ante Corinthians luego de haber generado/dilapidado más de diez situaciones, al menos cinco muy claras, de gol. Es que el Ciclón parece estar embrujado, o mejor dicho, el Nuevo Gasómetro parece estarlo si se tiene en cuenta lo que paso el fin de semana contra San Martín de San Juan. La caída inesperada contra un inteligente Corinthians le nubla el panorama en el Grupo 2 de la Copa Libertadores y ahora se deberá jugar más que una ficha en su visita a San Pablo dentro de dos semanas.

Arrancó con ímpetu y hambre el equipo de Bauza. Asociando juego y generando lo mejor por el flanco izquierdo en los pies de Sebastián Blanco. El ex Lanús, llamativamente sin marca asignada, hizo lo que quiso y hasta se perdió un gol increíble  debajo del arco por no meter un cabezazo certero cuando Cássio se preparaba para ir a buscarla adentro. Después tuvo dos remates más que no terminaron en buen puerto pero que acrecentaron la sensación de que el local estaba a punto de abrir el marcador.

Los dirigidos por Tite, siempre con la pelota al piso y estirando el juego hacia Danilo, único delantero entre cuatro defensores azulgranas, tuvieron dos minutos de protagonismo con un cabezazo de Elias y un remate de media distancia de Augusto; ambos desactivados por Sebastian Torrico.

El complemento mostró la misma tónica: los de Bauza llevando las riendas y el protagonismo de las acciones, mientras que el “Timao”, unos metros más adelante y decidido a sacarle jugo a los huecos que empezaban a aflorar en la defensa azulgrana, a la espera de dar el golpe justo en el momento indicado.

Ya con el trámite más parejo, Mauro Matos despilfarro la más clara de la noche. El ex All Boys no llegó a conectar de lleno un buen centro de Emmanuel Más y el palo le negó la ventaja merecida para el local. En la jugada siguiente, el nueve azulgrana le puso la cabeza a un centro de Leandro Romagnoli, que por poco se fue afuera.

Todo lo que malogró San Lorenzo lo capitalizó Corinthians, que en una corrida de Elias, con ayuda de Mauro Cetto, le rompió el arco al pobre de Torrico que nada pudo hacer.

Desesperado, Bauza mandó a la cancha a Héctor Villalba, Martín Cauteruccio y Alan Ruiz, pero los resultados fueron los mismos. San Lorenzo volvió a comerse dos situaciones claras para el empate en los pies de Matías Caruzzo y en el recientemente ingresado delantero uruguayo que hizo estirar a Cássio tras una volea tremenda.

Claramente San Lorenzo no ligó y se quedó con las manos vacías en un partido que mereció quedarse con los tres puntos. El equipo del “Patón” quedó con tres unidades, junto a San Pablo (próximo rival el 18 de marzo, en Brasil) y complicó el panorama para el futuro. En tanto, el “Timao” se llevó más de lo que vino a buscar y quedó como líder del Grupo 2 con 6 unidades.