La pelea entre el gobierno de Alicia Kirchner y las empresas de Lázaro Báez continúa con la suspensión de varias obras otorgadas a Báez por parte de la provincia.

Unas 24 obras que Santa Cruz le había adjudicado al empresario Lázaro Báez fueron rescindidas por la gobernadora Alicia Kirchner, en plena disputa con el gremio de construcción, que reclama pagos atrasados desde hace cuatro meses.

«La empresa no cumplió con la provincia y, como tal, pedí la rescisión de las obras» detalló la mandataria provincial, quién días atrás aseguro que su familia “jamás” tuvo negocios con Lázaro Báez.

Con el avance de la investigación judicial que involucra a los Kirchner con los Báez, la exfamilia presidencial intentó desligarse de la figura del empresario, cuyas empresas se encargaron de realizar casi todas las obras públicas de Santa Cruz y la Patagonia en los últimos doce años.