Los organismos internacionales y nacionales solo son útiles para cobrar el valor económico de las peleas aducidas con sensaciones de combates espectaculares. El orden y juicio de la correcta aplicación de las clasificaciones mundiales dejaron de existir.

Actualmente los campeones y retadores combaten con quiénes den ganancias comerciales, la gran mayoría no se elijen legalmente, y son notoriamente acomodados a dedos por los promovedores y cadenas de televisión (ESPN, SHOWTIME y HBO).

Siendo aceptados por las cuatro organizaciones de boxeo (AMB, CMB, FIB y OMB), armando sus propios arreglos dejando lejos la pasión o búsqueda de gloria en cada deportista, conociendo el tema Santos Laciar dijó: » El boxeo siempre fue un negocio, pasa que antes intentaban tener cierto equilibrio y ahora dejaron de hacerlo. No importa que un chico con diez o quince peleas ganadas lo haga con un boxeador de poco nivel, rápidamente lo llevan a combatir por el título del mundo. Arriba del ring el campeón solo intentará ver como disimular la situación porque sabe que va a ganar, pero en pocos rounds demuestran que el adversario no es nadie y fue por dinero más que por la posibilidad de coronarse «. La gran verdad es una triste realidad, ¿ Se competía con rivales de exigencia por sus clasificaciones mundiales ?. Para muchos había que probar suerte desde el décimo de la tabla hasta el primer retador para obtener oportunidad de campeonar, pero varios han llegado a lo más alto por arreglos.

Además el argentino agregó: » Hoy inventan cualquier campeonato, creo entender que la Federación Argentina de Box (FAB) tiene esto controlado, aunque se hacen las cosas mal. En los 70 y 80 no había tantos divisiones diferentes, combatia gente experimentada por luchar en todo el mundo «, nombrando algunos cambios en la historia. Regalando un claro ejemplo comentó: » En mi caso, tuve que pelear 14 veces fuera del país, y para no ponerme como protagonista se puede mirar la carrera de Monzón que solamente cinco veces actuó en Argentina o Pascual Perez, eran campeones desde donde lo mirarás. Igual la diferencia no es técnica sino la preparación, hay gente que no tiene diez peleas y disputan el título de Sudamericano, pero en nuestro país no luchan por el título por falta de experiencia, ¿Como se entiende? «.

Un ejemplo patético ocurrió durante 2.013, con la oportunidad que se le permitió a Saúl “Canelo» Álvarez, disputar el cetro de los pesos welter contra estadounidense Floyd Mayweather. La falta de respeto y desconsideración a los clasificados que por meses y años ganandose un derecho a tener una oportunidad de título mundial, aunque con la determinación en el defensor de ganarse treinta y dos millones de dólares para sus próximas seis contiendas, en las cuales ya se le aprobaron cinco, y las restantes serán oponentes menos significantes que no amenazan su reinado, tal sería el caso de Marcos » Chino » Maidana, un boxeador excelente pero inexperto, al cual el norteamericano ya enfrentó a comienzos de este año.

América del Sur, en general, parece no estar lejano a los regalos de triunfos «La corrupción en el boxeo se da más en Argentina, dentro de los medios que transmiten los espectaculos, porque a veces lo canales internacionales muestran valores importantes en este deporte y en nuestro país llegan rivales que no tienen punto de comparación con un campeón. En las peleas con Narvaez fui invitado, y no fui porque no puedo comentar para que crean que uno no sabe del tema, siendo que uno conoce del mismo y la gente te pregunta o los periodistas acerca de la situación, no había equivalencias en la pelea, ni abajo tampoco arriba del ring, nose lo que están haciendo «, afirmó » Falucho » aluciendo un importante conocimiento en las internas de la FAB.

Las creaciones de subcampeones o interinatos que en el pasado surgían por lesiones o enfermedades a largo plazo del titular, y al regresar el máximo exponente tenía que enfrentarse al campeón interino para recobrar su legitimidad, hoy no es así, los súper campeones y campeones interinos surgen de antojos comerciales de las directivas del pugilismo para doblar sus cuentas anuales creando más sanciones de combates extraordinarios, sin importarles que los aficionados los califiquen de » ladrones «.

Alguna vez se alcanzó la famosa “Época de Oro”, entre los años 1940-1960, fue expuesta en Nueva York e impulso esta disciplina a nivel mundial, además de generar una inolvidable lista de pugilistas de la talla de Jack Johson, Joe Louis, Rocky Marciano, “Sugar” Ray Robinson, Henry Armstrong, Sandy Saddler, Benny Leonard, Willie Pep y muchos otros. En esa etapa se combatía por reputación y gratificación, y no por los millones que se comenzaron a pagar en las últimas década. No hay que dejar afuera las generaciones de los setenta y ochenta, quizás los más recordados por sus grandes momentos, con boxeadores que todavía son y serán honrados en la memoria de todos, tales como : Pascual Pérez, Ismael Laguna, Carlos Ortiz, Roberto Durán, Rubén Olivares, Alexis Arguello, Marvin Hagler, “Sugar” Ray Leonrad, Thomas Hearns, Miguel Canto, Santos Laciar, Aron Pryor, Antonio Cervantes (Kid Pambelé), Nicolino Loche, Carlos Monzón, Julio César Chávez, Salvador Sánchez, etc. Aquellos profesionales hicieron notables sus enfrentamientos y calidad en su defensa de hegemonía profesional.

Damián Rosito