El abogado de Schoklender, Hernán Figueroa, insiste en que la justicia debería investigar el manejo de fondos públicos de la Fundación Madres de Plaza de Mayo antes, durante y después del paso de Sergio Schoklender.

Durante los tiempos de Norberto Oyarbide, la investigación sólo se centró en lo que había pasado antes del 26 de mayo del 2011, día en que los hermanos Schoklender se pelearon en la vía pública y fueron eyectados de la Fundación de Bonafini.

Tras la declaración de Sergio Schoklender, su abogado presentó un pedido formal para que el juez Marcelo Martínez Di Giorgi allane las sedes de la Fundación y de la empresa Fideglob S.A.

Por otra parte, pidió la ampliación de las declaraciones testimoniales de aquellas personas que el juez Oyarbide no le había notificado a la defensa. No se quedó allí.

El letrado presentó dos convenios firmados entre Hebe de Bonafini y el Fideicomiso “Ni un paso atrás” y solicitó que se cite al ex contador de la Fundación, Carlos Cernuda, al abogado Augusto Kersmann y al escribano Víctor Gaitán.