El Peque arrancó el 2017 en la lejana Brisbane, donde venció a Sam Querrey (31°) por 6-2 y 6-4, y el jueves por la madrugada enfrentará a Milos Raonic (3°).

El número 52 del mundo, que había cerrado el año anterior con la consagración en el Challenger de Montevideo luego del subcampeonato en el ATP de Amberes, esquivó al estadounidense, experimentado en cemento con seis consagraciones allí (la temporada pasada en Delray Beach) y casi 200 victorias – Diego sumó recién 14 triunfos en 30 partidos -.

Siete dobles faltas tuvo Querrey, que de todas maneras no desaprovechó ninguno de sus dos break points. A su vez levantó cuatro chances de rotura, pero el argentino ganó otros cinco. Schwartzman, que tuvo dos aces y ninguna doble falta, además perdió solo ocho puntos con su primer saque.

Será su séptima vez frente a un Top Ten, sin haber conseguido la victoria. Será el primer partido del año para el canadiense ya que debutará en la segunda ronda al ser el primer preclasificado. Pasada la media noche del miércoles el Peque verá acción en dobles junto a Steve Johnson frente a Daniel Nestor y Edouard Roger Vasselin.

Esta mañana en Chennai avanzó Renzo Olivo (83°) sobre Casper Ruud (225°) por 7-6(3) y 6-2 con cinco aces y 82% de efectividad con el primer saque, además de no haber enfrentado break points. MIkhail Youzhny (57°) será su próximo rival, a quien venció el año pasado en Hamburgo. El miércoles será el turno de Horacio Zeballos (71°) en Doha frente a Novak Djokovic (2°) luego del triunfo ante Florian Mayer (50°) en tres sets.