El Peque se metió en los cuartos de final del ATP 250 de Estambul, instancia a la que jamás había llegado. Esta mañana venció a Jurgen Melzer (83°) por 6-0 y 6-2 tras poco menos de una hora, y el viernes enfrentará a Santiago Giraldo (50°).

Diego tuvo cuatro aces y ninguna doble falta (ayer en el debut tampoco había fallado desde la línea), además de haber salvado los cuatro break points que enfrentó, y capitalizó cinco quiebres tras diez oportunidades, cerrando el partido con cuatro juegos en fila.

El octavo preclasificado también ganó casi el doble de puntos cuando devolvió en comparación con su rival (33 a 17), y perdió solo dos puntos con el segundo saque, además de haber tenido 72% de primeros servicios.

El número 63 del mundo llegaba con tres victorias y diez derrotas esta temporada, con cinco caídas seguidas (aunque había pasado la qualy en Montecarlo). El viernes se las verá con el colombiano – cuarto preclasificado, que eliminó a Andrey Rublev (292° y número uno junior) en tres sets -, con quien no tiene antecedentes.

El ganador irá contra Roger Federer (2°) – eliminó a Jarkko Nieminen (71°) en sesenta minutos – o Daniel Gimeno Travers (62°) – sorprendió al sexto preclasficado Mikhail Kukushkin (56°) en sets corridos -. Mañana se jugarán los restantes partidos de octavos de final.

Además en Estoril debutó Leonardo Mayer (25°) en la segunda ronda, pero no pudo con Nicolás Almagro (174°) por 7-6(4) y 6-2 pese a que era el cuarto preclasificado. Desde el histórico partido de Copa Davis ante Joao Souza que lo obligó a no presentarse en Indian Wells, solo ganó un partido en Miami y la semana pasada había tenido la misma suerte en Barcelona.