La presidenta de Brasil, que tiene un pedido de juicio político de la oposición, respaldó al gobernador y le prometió fortalecer las relaciones bilaterales si llega a la Casa Rosada.

La gira de ayer de Daniel Scioli por Uruguay y Brasil habría dado buenos resultados. «La presidenta me dijo: «Aquí hacemos augurios para tu victoria, que va a ser una elección muy importante para la región también porque tenemos una agenda y una visión de futuro común»», dijo a la prensa Scioli, al finalizar su reunión de unos 45 minutos con la primera mandataria brasileña, quien prefirió no enfrentar a los periodistas

«La presidenta afirmó su disposición a cooperar con el futuro gobierno, evidentemente teniendo en vista la perspectiva de que él gane las elecciones. No voy a decir ni que deseó la victoria de él ni voy a decir lo contrario. Lo que la presidenta enfatizó fue que la Argentina es un país fundamental para Brasil, un eje que tenemos que cultivar en América del Sur, y que después de las elecciones ella está dispuesta a darle toda su cooperación a él si es elegido presidente», dijo un portavoz del gobierno brasileño, quién además declaró que «No ha habido solicitud [de reunión por parte] de otros candidatos».

Sobre la semejanza entre ambos gobiernos, Scioli declaró que «nuestros gobiernos son continuidad con los cambios que son necesarios de acuerdo con las nuevas demandas. Aquí [en Brasil] ha habido millones de trabajadores que salieron de una situación muy complicada y han sido incluidos, como en la Argentina también. Y hoy hay nuevas demandas que tienen que ver con la vivienda, la calidad educativa, la seguridad ciudadana, la cuestión ambiental… son agendas que se van actualizando. No es simplemente cambio o continuidad; es mucho más profundo. Es interpretar las nuevas demandas».

Y sobre las dificultades que atraviesa Rousseff, argumentó: «También hemos vivido en nuestro país este triángulo mediático-judicial-político que ante la impotencia de fuerzas opositoras de no haber llegado legítimamente al poder por el voto popular buscan deslegitimar y luego atacar a los gobiernos con una impronta popular».