El fiscal José María Campagnoli festejó el vencimiento del juicio político que enfrentaba por «mal desempeño» en la investigación que llevó a cabo contra el empresario cercano al oficialismo Lázaro Báez. Ahora, volverá definitivamente a sus funciones como fiscal del barrio de Saavedra.

«Me hubiera gustado una sentencia que despeje toda duda sobre mi trabajo», dijo el fiscal en una entrevista que concedió al diario La Nación, en la que también denunció que hubo «responsabilidades políticas por llevar a juicio a una persona por hacer su trabajo».

El jury contra Campagnoli había sido impulsado por la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, en diciembre del año pasado por «mal desempeño» al cambiar el objeto procesal de una causa contra Federico Elaskar en la que estaba involucrado el empresario patagónico Lázaro Báez.

A partir de ello, el fiscal fue suspendido y se le inició un jury, que se encaminaba a suspenderlo definitivamente. No obstante, antes de que comenzara la etaá de alegatos, el Jurado de Enjuiciamiento dejó de reunirse a raíz de la licencia por razones de salud –primero- y la renuncia –después- de María Cristina Martínez Córdoba, representante de los defensores oficiales. Desde entonces, el jurado dejó de sesionar y no volvió a insistir sobre el tema.

Por eso esta semana, al concluir el plazo de seis meses que tenían para dictar un veredicto definitivo, el proceso cayó y Campagnoli podrá volver definitivamente a sus funciones como fiscal del barrio de Saavedra. Las causales por las que fue enviado a juicio político ya no podrán ser invocadas en el futuro en un eventual futuro proceso.

«Que se haya caído el jury a Campagnoli es una mancha para una institución. No hay antecedentes de esto, hay que pedirle disculpas a toda la sociedad. El proceso debió haber llegado hasta el final», señaló esta mañana a radio América, Javier Panero, integrante del jurado.