La MLS se pone reticente a enviar el permiso para que Ignacio Piatti pueda jugar para Ciclón la competencia internacional, aduciendo que ya se venció el periodo regular impuesto por la FIFA. Por otro lado, se confirmó que el delantero Gonzalo Verón se resintió de la lesión en el aductor izquierdo y se desgarro, por lo que estará tres semanas inactivo.

Fuera de la pelea por el campeonato (está a nueve del puntero River) e intentando encontrar el rumbo futbolístico para lo que viene, el entrenador Edgardo Bauza no para de recibir malas noticias para el Mundial de Clubes. Es que diciembre está a la vuelta de la esquina y San Lorenzo suma solamente obstáculos en ese camino.

La marcha del equipo del “Patón” ha sido irregular luego de la obtención de la Copa Libertadores, donde tuvo su punto más alto a nivel futbolístico. El rendimiento de San Lorenzo en este campeonato fue un tobogán y lo demostró en las últimas tres presentaciones de local  donde acumuló dos caídas (Gimnasia de La Plata y Tigre) y una victoria (Olimpo).

Sin embargo, el bajo nivel de sus jugadores no es la única preocupación de Bauza de cara al Mundial de Clubes de Marruecos: es que la MLS (la asociación que rige el fútbol de Estados Unidos y Canadá) negó liberar a Ignacio Piatti para que dispute la competencia internacional, alegando que el plazo para que el jugador acuerde su incorporación venció el domingo. Los directivos de San Lorenzo ya le pidieron una extensión a la FIFA y esperan de esa manera conseguir que el volante se sume como estaba estipulado con los dirigentes del Montreal Impact (club dueño del pase).

A la incertidumbre por la llegada del mediocampista ofensivo, Bauza suma una lista de lesionados que se engrosó este fin de semana con Gonzalo Verón. El ex Sportivo Italiano se resintió de la lesión en el aductor que había contraído en el duelo ante River por la cuarta jornada y tuvo que abandonar el campo de juego este domingo ante Tigre. Los estudios médicos confirmaron que el delantero padece un desgarro, por lo que deberá permanecer tres semanas fuera de las canchas para su total recuperación.