El uruguayo Eugenio Figueredo, actual vicepresidente de la FIFA, , quien reemplazó en el cargo al fallecido Julio Grondona, cree improbable que estas naciones organicen conjuntamente la Copa del Mundo de 2030, por los costos de la misma.

«… No tengo dudas, y lo puedo asegurar hoy, que Uruguay puede organizar un `mundialito` o algo especial, pero no un Mundial», expresó muy convencido Figueredo, ex presidente de la Conmebol.

La idea mundialista surgió a raíz de que se cumplirá un siglo de su inicio, celebrada en Uruguay, y ganada por los orientales al vencer a Argentina en la final por 4 a 2. Tras la muerte de Grondona y esta opinión de Figueredo, hombre fuerte de la FIFA, la posibilidad de que Sudamérica tenga un nuevo mundial dentro de 16 años es casi imposible.

Damián Rosito