Los legisladores porteños no perderán poder adquisitivo en 2014. Sus salarios registraron un aumento del 36% entre enero y noviembre. Cobran $40.000 en mano, en promedio. Y no es la primera vez que corren a la inflación: en los últimos dos años duplicaron su sueldo.

La suba acumulada en los últimos dos años es llamativa: en 2013, el 57%; este año, otro 36%. De 20.000 pesos en mano a 40.000, el doble en dos temporadas. Y para 2015 está previsto un aumento de, por lo menos, el 23%. Rozará los $80.000, aunque desde el macrismo no descartan en una cifra superior según el andar de la inflación.

Los diputados porteños gozaron de cuatro aumentos en 2014: su sueldo bruto pasó de $47.000 a $63.000. El incremento superó un 12% lo previsto en el Presupuesto de la ciudad para 2014. La primera suba salarial fue en enero. «Hubo un aumento para los empleados de la Legislatura y esto se replicó inmediatamente en el sueldo de los diputados», dijeron autoridades del Palacio de la calle Perú. En marzo hubo otra suba bajo la misma modalidad.

«Los sueldos de mis colegas son un disparate. Es una casta aristocrática muy alejada de la realidad de los porteños. Se creen jeques árabes», afirmó el legislador Gustavo Vera. «Con estos ingresos se acostumbran a un nivel de vida que después no quieren bajar. Son capaces de aprobar cualquier ley con tal de acomodarse y seguir perteneciendo a esta casta», argumentó el líder del bloque Bien Común, que dona buena parte de su sueldo.

Gustavo Vera es uno de los diputados porteños que presentó un proyecto de ley que genera polémica en la Legislatura: propuso una fuerte baja en los salarios de sus colegas para equipararlos a los de un médico o un docente. «Es una mezcla entre lo que gana un director de escuela y el jefe de un servicio de un hospital público. No es una locura: son $20.000 en la mano», explicó.