El presidente Petro Poroshenko disolvió el parlamento y llamó a elecciones. Denunció sostenidamente: «Muchos diputados son aliados de los milicianos separatistas».

Estos opositores hace cuatro meses combaten al ejército en la zona este del país. El mandatario informó que se realizarán el próximo 26 de octubre y destacó que muchos de los integrandes de la camara baja de su nación fueron un «pilar» del gobierno del presidente Viktor Yanukovich, derrocado en febrero pasado tras meses de masivas protestas pro occidentales y ultranacionalistas en Kiev. Actualmente la fuerza de Yanukovich, Partido de las Regiones, cuya base electoral se concentra en el sector convulsionado, sigue siendo la primera minoría en el legislativo.

Cabe mencionar que la decisión del presidente y la convocatoria a elecciones fue una de las principales promesas de campaña de Poroshenko, especialmente ante los grupos pro occidentales y ultranacionalistas, y neonazis que se movilizaron a principios de año para derrocar al gobierno pro ruso de Yanukovich.

Poroshenko se expresó horas antes de viajar a Misk, Bielorrusia, donde se reunirá mañana con los presidentes de Rusia, Bielorrusia y Kazajistán, Vladimir Putin, Alexander Lukashenko y Nursultan Nazarbayev, respectivamente, en una nueva cumbre de la Unión Aduanera Euroasiática. En el encuentro también estará presente la jefa de la diplomacia de la Unión Europea, Catherine Ashton, y los comisarios de energía y comercio del bloque, Günther Oettinger y Karel de Gucht, respectivamente.

Damián Rosito