El Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad restauró 72 farolas históricas del microcentro porteño. Se trata de las 44 luminarias de la Avenida Presidente Roque Sáenz Peña (Diagonal Norte) y otras 28 de la Avenida Presidente Julio Argentino Roca (Diagonal Sur).

La puesta en valor de las farolas consiste en el arenado y la pintura de sus bases y de los fustes.

En Diagonal Norte la iluminación de las farolas es de mercurio halogenado, pero en Diagonal Sur ya se reemplazaron con tecnología Light-Emitting Diode (LED).

Las luminarias LED son más amigables con el ambiente, puesto que ahorran hasta un 50% de energía, tienen mayor vida útil que las tradicionales luminarias incandescentes y generan mayor luz. Ademas, emiten menos temperatura y tienen un menor costo de mantenimiento.

Por otra parte, en Diagonal Sur se está retirando la pintura vieja, gastada y en mal estado de las farolas y los postes. Se la está reemplazando por una nueva capa de color dorado, para que coincidan con las luminarias de Diagonal Norte.

Se decidió mantener el color dorado porque es el que estuvo por más tiempo y el que está asociado mayormente a las fotos y momentos históricos, como es el caso del funeral de Eva Perón en 1952 o de la crisis del 2001, entre muchos otros ejemplos posibles.

En la década de 1930 las farolas históricas del microcentro porteño fueron trasladadas desde el centro de las avenidas hacia las aceras. Esto ocurrió tanto en Avenida de Mayo como en Diagonal Norte y Diagonal Sur.

A partir de los años ’40 se pintaron de dorado, dado que anteriormente eran negras. Por 1960 se cortaron los cabezales de las farolas y, en su lugar, se colocaron pescantes de sodio; estas modificaciones eran muy comunes esa época.

En esos tiempos no se reconocía el valor patrimonial y paisajístico de las farolas.

En la actualidad se busca preservar su estética original de estas piezas. En el año 2013 las luminarias se modificaron para que reprodujeran las farolas originales, en celebración de su primer centenario.