El Parlamento ucraniano tuvo que suspender hoy su sesión después de que miles de manifestantes ultranacionalistas se enfrentaran a la policía en el exterior y atacaran el edificio con cócteles Molotov y botes de humo, incidentes que ya han  saldado  15 heridos y 37 detenidos.

8.000 manifestantes de los movimientos «Libertad» y «Sector de Derechas» se congregaron junto a la sede parlamentaria, en Kiev,  con banderas y pancartas para exigir la aprobación de una ley que declare héroes a los luchadores del Ejército Insurgente ucraniano, que luchó en la Segunda Guerra Mundial contra el ejército rojo.

Miembros de Ejército Insurgente Ucraniano combatieron a favor de la independencia de Ucrania, pero su reconocimiento es un tema controvertido, ya que en ocasiones se aliaron con los nazis y se cree que cometieron atrocidades contra civiles.

El presidente de la Rada, Alexandr Turchínov, que dirigía una sesión en la que se aprobaron varias leyes así como el nombramiento de un nuevo ministro de Defensa, anunció la suspensión debido a los disturbios: «Ahora tenemos una sala casi vacía. Y debido a que junto a los muros de la Rada Suprema han comenzado provocaciones, estoy seguro de que quienes lo han hecho querían interrumpir la sesión de hoy, en estos momentos hay muchos menos de 226 diputados (la mayoría simple). No podemos debatir ni aprobar ni una sola cuestión», declaró.

Representantes de los partidos «Libertad» y «Sector de Derechas» negaron que sus militantes tomaran parte en los incidentes, que atribuyeron a provocadores.

Ucrania celebrará elecciones legislativas el próximo 26 de octubre para renovar su Parlamento, por primera vez desde la llegada al poder del actual Gobierno del presidente Petró Poroshenko, tras la revolución que acabó en febrero pasado con el régimen prorruso de Víktor Yanukóvich.

Andrea Imbachi