El Fondo Monetario Internacional estima que Venezuela sufrirá un proceso inflacionario mucho mayor al de 2017, rondó el 2.400%. Además, anunció que el país decrecerá un 14%.

Los números no son nada alentadores en Venezuela luego de un informe del FMI (Fondo Monetario Internacional), donde se señala que el país latinoamericano sufrirá un incremento de precios extraordinario, del 15.000%, para el 2018.

Además, el informe señala que la actividad económica Maduro caerá un 14% para fines de este año. Si esto ocurre así, en sólo 6 años la economía habrá caído un 50%.

Alejandro Werner, economista jefe del FMI, señaló que este panorama en Venezuela es resultado de «significativas distorsiones microeconómicas y desequilibrios macroeconómicos exacerbados por el colapso de la exportación petrolera».

Así, continuó explicando que la inflación será de un “13.000% en 2018, alimentada por el financiamiento monetario de profundos déficits fiscales y la pérdida de confianza en la moneda nacional».

Por otro lado, enfatizó que la situación de la economía en el resto de los países de América Latina mejora: «La recuperación económica de América Latina también está cobrando ímpetu a medida que las recesiones de algunos países (Brasil, Argentina y Ecuador) llegan a su fin»,

Para la Argentina, la expectativa de crecimiento es del 2,5%, siempre y cuando la inflación se contraiga. Sin embargo, no titubeó en decir una frase polémica que resonó en varios puntos de la política de nuestro país: “La inflación seguiría retrocediendo, suponiendo que haya una moderación salarial».