Senado brasileño aprobó el Impeachment a Dilma Rousseff

La cámara alta de Brasil aprobó finalmente el Impeachment luego de una larga sesión, que se extendió hasta bien entrado el miércoles. Ahora, Dilma Rousseff deberá ceder el poder por 180 días, donde será reemplazado por el vicepresidente Michel Temer.

La crisis política en Brasil parece tener el peor final para la primera administración liderada por una mujer en toda la historia del país. Dilma Rousseff comienza a transitar lo que pueden ser el principio del final de su mandato. Es que en una maratónica sesión, el Senado de Brasil aprobó el Impeachment.

Esto significa que Dilma deberá dejar el poder durante 180 días, durante los que Michel Temer, su antiguo aliado, vicepresidente y peor enemigo político que asumirá el cargo de presidente.

La votación se definió finalmente con un resultado de 55 votos a favor del Impeachment y 22 en contra. La aprobación del juicio político era esperable para el Partido de los Trabajadores (PT), liderado por Lula Da Silva, padre político de Rousseff.

Pero lo que preocupa a la presidenta saliente es que la oposición logró convencer a más de los dos tercios de la cámara alta, requisito suficiente para destituirla de manera definitiva cuando se lleve a cabo la votación que determine el resultado del juicio político, presidido por el líder del Poder Judicial.

Al extenderse el Impeachment hasta septiembre, significa que los Juegos Olímpicos, privilegio ganado por Lula Da Silva en el pasado, no tendrán a Dilma como presidenta del país anfitrión. En su lugar, estará el enemigo de Da Silva, el “traidor” como lo llamó Rousseff: Michel Temer, el personaje que actuó en las sombras para lograr la destitución.