Sergio Berni, el secretario de inseguridad de la República Argentina, justificó el patético y lamentable operativo de la Bombonera, donde Boca Juniors y River Plate intentaron jugar un partido por la Copa Libertadores.

Lo cierto es que según Berni, el operativo policial fue impecable, pero la verdad de la historia, es que la Policía Federal, 1200 efectivos solo para custodiar al público local, no sirvieron para evitar que un imbécil arruinara la fiesta para 60.000 personas.

En declaraciones televisivas, el propio Berni aseguró que el operativo fue un éxito y por su decisión los equipos permanecieron en el campo de juego.

El veedor de la Conmebol, un desastre total que no tenía la menor idea de cómo llegar a una conclusión.

Aparentemente el partido se va a continuar, claramente no será en la Bombonera ni con público, pero lo cierto de todo esto, es que una vez más, la Policía Federal derrochó inoperancia,   y sea cual fuera el resultado, perdieron ambos, perdió el fútbol, en esta década totalmente desperdiciada.