Creador del spaghetti western a principios de los 60’s reinventó y jerarquizó el género, Leone (1929-1989) era un visionario que orquestaba sus películas como si fueran óperas con un alto sentido de la estética, la utilización perfecta de primerísimos planos de los rostros (Clint Eastwood, Charles Bronson o Jason Robards) q generaban un clima de tensión único perfectamente acompañado por su gran amigo compositor Ennio Morricone, juntos cumplirían una de las mejores sociedades del cine.

Recomendaré solo algunas de sus joyas cinematográficas «El bueno, el malo y el feo» (1966) «Hasta que llegó su hora» (1968) y su grata incursión por el cine de gánsteres en «Érase una vez en América» (1983). Tarantino es uno de sus mas grandes admiradores y no me sorprende en lo absoluto.

Nacho Marañon