La ex mandataria fue la principal oradora en el microestadio de Atlanta, donde se rindió homenaje a Hipóllito Yrigoyen en el marco de la conmemoración por los cien años de su asunción al gobierno como el primer presidente elegido por el voto universal, secreto y obligatorio.

El acto estuvo organizado por el Movimiento Nacional Alfonsinista-Forja, liderado por el ex diputado radical Leopoldo Moreau, y entre los presentes estuvieron el secretario general de la Asociación Bancaria, Sergio Palazzo; el ex integrante de la Juventud Radical, Leandro Santoro, y el escritor Mempo Giardinelli, entre otros dirigentes.

En un estadio colmado por militantes kirchneristas y radicales K, la ex presidenta señaló que «la gran trampa es no saber qué pasó en la historia», refiriéndose a los gobiernos de Yrigoyen, quien fuera derrocado en 1930 por un golpe militar.

Al respecto, dijo que «las minorías siempre han logrado la división del campo popular y de esta manera han pivoteado sobre las diferencias llevando agua para su molino aplicando políticas antipopulares».

La ex jefa de estado tampoco ahorró críticas al gobierno de Mauricio Macri, al afirmar que los funcionarios de la administración kirchnerista «nunca se subieron a un bondi para demostrar» que eran «populares».

«Dejen las puestas en escena para los actores, necesitamos dirigentes que solucionen los problemas que tiene la gente», enfatizó.
Asimismo, apuntó: «Hoy se visibilizan las consecuencias del ajuste que está llevando a cabo el Gobierno, y nos echan la culpa a nosotros. Pónganse de acuerdo».

Más adelante, la ex presidenta coincidió con Leopoldo Moreau, quien la antecedió en su discurso, al afirmar: «La Argentina no necesita candidatos, necesita dirigentes que se pongan al frente de los espacios sociales».

A su turno, Moreau, sentado junto a la ex presidenta, dijo que «nos gobiernan los tres chiflados» y agregó que «son conservadores que quieren un Estado mínimo».

«No es casual que la derecha siempre genere una crisis para justiciar el ajuste», indicó el dirigente alfonsinista, y añadió que «como no pudieron hacerle al gobierno de Cristina lo que le hicieron a Raúl Alfonsín, han creado un colchón que pretende justificar ese ajuste que hoy está aplicando el presidente Macri».