Un par de días después de rescindir con el Granate,  el delantero cerró filas con Arsenal y mudó sus goles a tan solo un par de cuadras. El uruguayo firmará un contrato que lo ligará con los del Viaducto hasta fin de año con una cláusula de rescisión para que abandone la entidad en el mercado de invierno. 

Cuando se cierra una puerta se abren varias. Así lo tomó Santiago Silva, que tras su inesperada salida de Lanús-por un conflicto con el entrenador Guillermo Barros Schelotto- armó rápido las valijas y arregló con Arsenal de Sarandí. El jugador firmará contrato en las próximas horas y se quedará hasta diciembre. Ojo, que a pedido del uruguayo, existe una cláusula para que pueda mudarse de club en el a mitad de año.

Arsenal actuó de manera rápida- madrugó a Racing y Quilmes-cuando se desató el conflicto entre el delantero y el cuerpo técnico de Lanús. Con la posibilidad de incorporar a un refuerzo por la baja de José San Román (fuero operado de los meniscos en Febrer y se pierde toda la temporada), los dirigentes del Viaducto se movieron de manera eficaz y le consiguieron a Martín Palermo al nueve que estaba buscando.