Luego de más de una semana sin rastros, el velero con los cuatro tripulantes argentinos aún no aparece. Según los cálculos de los vientos, la embarcación se estaría dirigiendo hacia África.

El velero, conocido como Tunante II desapareció mientras navegaba por Brasil, a la altura del Río Grande do Sul. A pesar de las búsquedas de rastreo por agua y aire por parte del Gobierno argentino y brasilero no se han encontrado rastros.

La embarcación se comunicó por última vez el pasado miércoles, durante una fuerte tormenta. El velero perdió el motor, palo y timón y pese a eso sus cuatro tripulantes estaban a salvo, a pesar de estar a la deriva. Desde Brasil aseguran que no han recibido ninguna nueva comunicación.

Los argentinos a bordo del Tunante II, Jorge Benozzi, oftalmólogo, Alejandro Barnero un cardiocirujano del Hospital Pirovano y además piloto con licencia expedida por la Prefectura Naval; Horacio Morales, amigo de Benozzi y por último, el yerno del oftalmólogo.

Cuando el viaje recién comenzaba, una fuerte tormenta con olas de hasta ocho metros de altura los sorprendió. La aventura estaba planificada hace tiempo, por lo cual llevaban comida y agua suficiente para quince días y todos los elementos necesarios en caso de accidente.

El comandante del 5° Distrito Naval de Brasil, Luis Freire, afirmó durante una conferencia de prensa que: “El cálculo de los vientos y las corrientes marinas nos lleva a creer que la embarcación está yendo hacia África”. Ratificaron que hay indicaciones para continuar con el operativo.

Fiorella Costantini