El ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, anunció este viernes un aumento de 24% promedio nacional en la tarifa de gas para sectores residenciales y comerciales, a partir del 1º de abril, que incluye una suba de 10,2% en el precio del gas en boca de pozo, de 3,42 a 3,77 pesos por millón de BTU (unidad térmica británica) y un ajuste parcial, de sólo un tercio de lo que hubiera correspondido, para los servicios de transporte y distribución.

Al justificar el incremento, Aranguren sostuvo que con las subas se busca garantizar «un suministro sostenible en el tiempo, promover la producción local, reducir las importaciones, subsidiar solo a aquellos que lo necesitan, fomentar el ahorro y un consumo eficiente, que es la forma de energía más barata».