El Gobierno y las petroleras acordaron la manera en que trasladarán los efectos de la devaluación a los precios de los combustibles. Desde mañana, las principales productoras de naftas y gasoil, como YPF, Shell, Axion, Petrobras y Oil, subirán un 6% en promedio los precios en todo el país.

Así, aplicarán el mayor aumento en más de dos años. Ese mismo día, las productoras de petróleo, un lote liderado por Pan American Energy (PAE), Chevron, Tecpetrol y Pluspetrol, comenzarán a venderles el crudo a un valor 10% inferior al actual.

Así intentarán, según el pedido que les hizo el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, que no haya más remarcaciones en las estaciones de servicio en el primer trimestre. No es un cronograma ingenuo: el Gobierno espera anunciar y poner en marcha aumentos de luz y gas entre el mes próximo y marzo, por lo que no quiere malas noticias que lleguen desde los surtidores.

El equipo de Energía también espera que las subas que se anunciarán hoy queden amortiguadas por la restitución del descuento del 5% en el IVA para la compra de naftas y gasoil con tarjeta de débito que anunció la semana pasada el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay.