La Federación de Natación de Estados Unidos castigó al campeón olímpico por haber sido arrestado por conducir ebrio. El deportista anunció que irá a rehabilitación. Michael Phelps dejará la competencia por un tiempo. Por una parte por decisión propia, y por otra por la Federación de su país que determinó la suspensión por seis meses del atleta. La sanción, que culminará el 6 de abril de 2015, implica que Phelps quede afuera de los Mundiales de Kazán.

La “USA Swimming” tomó la medida a partir del arresto que sufrió el nadador por conducir bajo los efectos del alcohol. «En el caso de una infracción, es nuestra responsabilidad tomar las acciones oportunas, y la conducta de Michael fue grave y requiere unas consecuencias», explicaron desde la Federación desde su página web.

Por su parte, el atleta olímpico, de 29 años, había anunciado ayer que se alejaría de la actividad para acudir a rehabilitación. «Voy a tomarme un descanso para acudir a un programa que me aportará la ayuda que necesito para conocerme mejor», declaró en su cuenta de Twitter. Phelps había sido arrestado el martes pasado a la madrugada por superar los límites de velocidad, en Baltimore, y por no pasar el test de alcoholemia