Ted Cruz bajó su candidatura tras la victoria de Donald Trump en Indiana

El precandidato tejano decidió retirarse de las internas republicanas luego de perder en uno de los estados en el que se consideraba más fuerte para dar vuelta la elección. Pero el triunfo del magnate norteamericano echó por tierra las aspiraciones de Cruz. Por otro lado, Sanders venció a Hillary en el estado del este, pero su remontada es casi imposible.

Donald Trump se encuentra cada vez más cerca de lograr la nominación republicana para las elecciones generales de noviembre. Es que su principal rival, Ted Cruz, retiró su candidatura tras perder el último martes en Indiana, donde Trump consiguió el 53% de los votos frente al 36% de Cruz.

«Hoy lo dejamos todo en Indiana. Dimos todo lo que teníamos, pero los electores escogieron otro camino y por eso, con el corazón pesado aunque con optimismo en el futuro de la nación, estamos suspendiendo nuestra campaña».

Ted Cruz bajó su candidatura tras la victoria de Donald Trump en Indiana 2
Ted Cruz retiró su candidatura tras perder en Indiana

Cruz era el segundo precandidato republicano con más delegados, después del polémico magnate. Hasta el día de ayer, Trump lideraba con 997 representantes, frente a los 566 del senador tejano. Ahora, el candidato a quedarse con la nominación posee 1048, y en segundo lugar aparece John Kasich con apenas 153 delegados, con pocas chances de llegar a la convención norteamericana con alguna oportunidad de vencer al multimillonario.

Por su parte, Donald Trump ya comenzó a hacer campaña para noviembre, refiriéndose a su posible rival, Hillary Clinton:»La deshonesta Hillary no va a ser capaz de hacer todo lo que queremos nosotros. Ella es esposa del presidente que hizo el peor acuerdo comercial en la historia del país. Ella no va a poder hacer lo que nosotros en la frontera, ni siquiera el muro».

En cuanto a las primarias demócratas, Bernie Sanders volvió a tener el apoyo popular, esta vez en Indiana, donde obtuvo el 52,7% de los votos, 40.000 más que la candidata oficial del partido.

A pesar de lo pareja que está la contienda teniendo en cuenta el voto de la población (1.700 delegados para Clinton y 1410 para Sanders), la remontada del socialista es casi imposible, debido a que la ex Primera Dama cuenta con el apoyo de la gran mayoría de los delegados no comprometidos. Así, aventaja con 2.220 delegados frente a los 1.449 de Bernie Sanders. Teniendo en cuenta que la meta es de 2.383 representantes y que faltan por definirse 1.114, el triunfo de Clinton en las internas demócratas es casi seguro.