El juez federal Alberto Santamarina dispuso la detención de un guarda de la formación de la línea Roca, Adrián Maure, quien fue apuntado por el maquinista y su ayudante, quienes habían sido apresados el lunes y liberados esta noche, en el marco de la causa del choque de trenes de Temperley que provocó decenas de heridos el domingo por la noche.

Los trabajadores ferroviarios declararon que la noche del domingo salieron de la estación de Temperley porque el guarda les dio la seña y la contraseña para iniciar el recorrido a las 21.30 como estaba previsto y resaltaron que durante el trayecto no escucharon los pedidos de detenerse del comando central: «Parate 2277» y «Parate 77».

Asimismo, señalaron que la vía estaba preparada para salir porque, de no haber estado habilitados para hacerlo, automáticamente la propia vía los deriva a un paragolpes que impide que el tren continúe.

Los dos acusados reconocieron que el ayudante Navarro manejó la formación a pesar de que no tenía licencia de la CNRT para hacerlo, pero aseguraron que la única forma que tienen los ayudantes de practicar es durante los trayectos para tener conocimientos y poder reemplazar al maquinista durante un viaje.