Un estudio realizado por el Michael E. DeBakey Veterans Administration Medical Center de Houston (EE.UU.) y publicado por la revista de la American Heart Association, tener un perro puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedades del corazón.

El objetivo de la investigación era analizar la influencia de las mascotas en la salud del corazón y los resultados obtenidos revelaron que aquellos que paseaban a sus mascotas tenían un estado físico un 54% mejor que aquellos que no lo hacían.

“No es sorprendente que las personas que sacan a pasear a sus perros sean más propensas a alcanzar un nivel recomendado de actividad física que los que no caminan con ellos. Desafortunadamente, una proporción significativa de los dueños de perros no suele pasear regularmente a sus perros”, declara el estudio.

La investigación reveló una mejora en la relación de los niveles de colesterol y triglicéridos así como un menor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares en las personas que poseen perros.