A punto de cumplirse tres meses de la a muerte de su hija, el periodista deportivo manifestó su dolor y adelantó que viajará a Brasil para seguir de cerca el juicio que se llevará a cabo dentro de unos días.

El pasado 2 de julio el periodista Miguel “Titi” Fernández  y su familia recibieron un golpe del cual no logran reponerse: Su hija, María Soledad, falleció en una ruta de Brasil producto de un accidente automovilístico. «Estamos enojados con Dios, muy enojados”, comentó el cronista deportivo, en diálogo con Infama.

Por la muerte de la hija del periodista deportivo hay dos detenidos que serán juzgados el próximo 14 de octubre. Tití Fernández y su mujer viajarán hasta Brasil para presenciar el juicio: “Queremos estar allí monitoreando todo porque estamos lejos, porque la muerta es argentina en un país que no es Argentina; porque los otros dos accidentados son argentinos y están lejos».

Además, Fernández anunció que hará lo posible para que no quede en el olvido la muerte de su hija. “Nosotros nos vamos a encargarnos de que los testigos vayan a declarar ahora, inmediatamente, no dentro de un año. No queremos que la cosa se enfríe», aseguró.

Personajes-Tití Fernández- foto2

También el periodista aprovechará su estadía Brasil para recorrer los lugares que supo compartir con su hija. El recorrido concluirá en el sitio del accidente donde Soledad perdió la vida. “Vamos a ir a rendirle un homenaje a Sole en el lugar donde se produjo la muerte”, adelantó.

A tres meses del accidente que le arrebató a su hija, el periodista afirmó que su mujer es la que más está sufriendo la pérdida: “Mi mujer puso en la lápida ‘Dios, quiero que sepas que estamos muy enojados con vos’, y yo estoy re caliente. No creo en esa boludez de que la necesitaba, hay tanto turro suelto, tenía 26 años y todo para dar».

Soledad Fernández había viajado a Brasil para festejar el cumpleaños de su padre, quien se encontraba cubriendo la actuación de la Selección nacional en el campeonato mundial. Rumbo a la siguiente ciudad en donde se presentaría el equipo argentino, el auto de la hija del periodista fue chocado desde atrás, en un supuesto intento de robo.