El lanzador de jabalina tuvo su mejor marca en 80.27m en la final del Mundial de Beijing, quedando décimo entre doce, sin poder acceder a los tres lanzamientos extras. Fue el último argentino en competir, luego del debut de Jennifer Dahlgren.

El subcampeón juvenil en Barcelona 2013 había tenido una excelente clasificación con marca de 83.32m, que además de superar el record nacional que le pertenecía, lo clasificó a su segundo Juego Olímpico. Quien venía de ser cuarto en Toronto 2015 solo pasó los 80m en su último intento, luego del 78.27m y 78.30m.

Al no superar la barrera del checo Vitezslav Vesely – campeón defensor -, quien quedó octavo, no pasó el corte para tirar tres veces más. El campeón fue el keniata Julius Yego con 92.72m, la tercera mejor marca en la historia, incluso desistiendo de dos oportunidades para mejorar ese intento.

Previamente había debutado Dahlgren – finalista en Daegu 2011 -, quedando 21° con marca de 67.68m en lanzamiento de martillo. Aquel fue su primer intento en las primeras horas de hoy, siendo nulo el segundo tiro y de 66.82m el tercero. La marca mínima para avanzar de ronda fue la de la bielorrusa Alena Sobaleva de 69.86m. Anita Wlodarczyk de Polonia fue la mejor con 75.01m, en busca del título que se le escapó en Moscú 2013 y Londres 2012 (había sido campeona en Berlín 2009).

Este fue el último día de actividad para la delegación argentina, que tuvo el punto más alto con el noveno puesto de Germán Chiaraviglio en salto con garrocha y de Germán Lauro en lanzamiento de bala. Rocío Comba había sido 28° (sobre 31°) en lanzamiento de disco, y Juan Manuel Cano llegó 42° (entre 61 que arrancaron y 50 que terminaron la carrera) en los 20km de caminata.