El campeón del Masters de Toronto se metió en el pelotón importante luego de cinco meses, desplazando de ese lugar a la Torre de Tandil, quien salió tras más de dos años producto de su inactividad desde febrero.

Juan Martín se operó la muñeca hace seis meses luego de que abandonara en la primera ronda de Dubái, cuando era número cinco del mundo, por lo que este semana perdió 90 puntos y previamente no había defendido los 500 que había sumado en Washington. En Cincinnati 2013 llegó hasta la semifinal, y la temporada pasada la cerró con títulos en Tokio y Basilea, y la final de Shangai. Es por eso que salió de los mejores diez por primera vez desde mayo de 2012, y en su lugar entró Jo-Wilfred (quien fuera número cinco dos años y medio atrás), regresando a la posición que ocupó en marzo.

El de Le Mans, que ayer le había ganado la final en Canadá a Roger Federer lo que significó su cuarto triunfo sobre un top ten de forma consecutiva, no defendía puntos, por lo que escaló cinco posiciones, y como tampoco estuvo el año pasado en Cincinnati, podrá seguir subiendo. Si Tsonga es campeón esta semana, podría quedar como número siete si es que Milos Raonic (7º) y Grigor Dimitrov (6º) pierden en el debut. Y superará a Andy Murray (9º) si es que el escocés no llega más lejos que él.

El otro cambio que hubo en el Top Ten fue que David Ferrer ahora está sexto, retornando a su lugar de la semana anterior que le había sido quitado por Milos Raonic, ahora siete. También se redujo la brecha entre Roger Federer (3º) y Rafael Nadal (2º), quien estuvo ausente por lesión y perdió mil puntos, lo que volverá a ocurrir esta semana, y ahora está a 5.000 puntos del suizo,  y estiró la distancia con Novak Djokovic (1º), que ahora es de 1.190 unidades.

Entre los otros argentinos dentro del Top 100, Leonardo Mayer se mantuvo 26º; Carlos Berlocq cayó dos posiciones para ubicarse 59º (éstos dos no jugaron en Toronto); Federico Delbonis, pese a su despedida en el primer partido en Canadá, mejoró dos lugares y ahora está 63º antes de enfrentar a Gael Monfils en Cincinnati; Diego Schwartzman fue el que más mejoró al saltar 17 posiciones luego del título en el Challenger de Praga, que le permite estar 81º (su mejor colocación histórica); Máximo González se mantuvo 83º, al igual que Juan Mónaco (95º).