Un joven estadounidense de 16 años, oriundo de Jaennette, Pensilvania, está acusado de matar a su compañero de colegio de la misma edad de un tiro en la cara. Como si esto fuera poco, posó junto al cuerpo sin vida y se tomó una “selfie” que compartió con otro amigo.

El pasado miércoles, Maxwell Marion Morton, de 16 años, mató a su compañero del colegio Ryan Mangan, de la misma edad, en su propia casa, donde luego la víctima fue hallada por su madre, quien de inmediato llamó a la policía, según informó el diario The Washington Post.

Según la cadena Fox News, Morton le envió la imagen un amigo a través de Snapchat (una red social para compartir fotos) y él la guardó en su celular antes de que se borrara automáticamente. Luego, el amigo de Morton le mostró la foto a su madre, quien acudió a la policía.

Luego del funeral que se realizó esta mañana en la Iglesia del sagrado Corazón, de Jaennette, la policía detuvo a Maxwell Morton y se lo acusó de homicidio. Por su parte, la escuela distrital a la que ambos menores asistían retrasó sus clases durante dos horas mientras se efectuaba el funeral.