San Lorenzo, de flojo papel en el mercado de pases hasta el momento, abrochó la llegada del arquero Nicolás Navarro, quien ya paso la revisión médica. Además, hoy podría cerrarse la llegada de Ezequiel Cerutti y Paulo Díaz, el defensor de Colo Colo, arribaría el jueves para estampar la firma.

Empieza a aclararse el panorama para San Lorenzo en este 2016. Al menos, por el tema refuerzos. Es que los dirigentes del Ciclón  venían barajando varios nombres para satisfacer los pedidos del entrenador Guede y las puertas se le iban cerrando con el correr de los días.

Todo cambió en esta semana. Primero fue el defensor Pedro Franco en arribar y hoy Nicolás Navarro. El ex arquero de Gimnasia La Plata se realizó la revisión médica en la Clínica Rossi y de no mediar ningún inconveniente de última instancia, se transformará en jugador del Ciclón antes del fin de semana. «Estoy muy contento, llegó en un momento muy importante de mi carrera un club tan grande como San Lorenzo”, lanzó el guardameta, que de movida estará bajo la sombra de Torrico, en dialogo con TyC Sports.

Las buenas noticias no solo abarcan los tres palos. La llegada de Ezequiel Cerutti es casi un hecho. El delantero no participó como titular de los amistosos que realizó Estudiantes ante Ferro y se espera que en las próximas horas los dirigentes del Pincha acepten la oferta de 3.5 millones de dólares (más la cesión de Juan Ignacio Cavallaro) realizadas por su pares azulgranas.

Por último, Paulo Díaz, solicitado especialmente por Guede, arribaría el jueves a Buenos Aires para sellar su vínculo. El jugador le dejó claro a los directivos del Colo Colo que quería continuar su carrera en Boedo y los dejó sin muchas alternativas para negociar. El club chileno recibiría un millón de dólares a cambio del 100% de su pase.