Se presentó el primer prototipo de una nave no tripulada que contiene un desfibrilador. El aparato alcanza los 100 kilómetros por hora y se dirige autónomamente hacia el lugar de la emergencia mediante la ubicación del GPS.

Un diseñador belga de 23 años, Alec Momont, mostró en la Universidad de Delft (Holanda) el primer prototipo de su denominado “drone ambulancia”. El aparato cuenta con seis hélices, puede alcanzar una velocidad de 100 kilómetros por hora y soporta una carga de hasta cuatro kilos.

La nave es capaz de dirigirse al lugar de la emergencia atendiendo un llamado, ya que utiliza los datos del GPS. Está equipada con un producto de sanidad llamado desfibrilador que detecta el ritmo cardíaco anómalo de un paciente y logra revertirlo automáticamente.

Cuenta con un micrófono y una cámara para que, una vez que llegue a la víctima, un médico les de indicaciones a los acompañantes para que coloquen correctamente el desfibrilador. Según el creador es capaz de asistir en un minuto cualquier punto de una zona de 12 kilómetros cuadrados.

Según la prensa holandesa, esta invención ya atrajo la atención de los servicios médicos de Ámsterdam.