Un destacado comandante talibán afgano vinculado al Estado Islámico, el mulá Abdul Rauf Jadim, murió alcanzado por un ataque de un vehículo aéreo no tripulado estadounidense (UAV) en la provincia de Helmand, en el sur de Afganistán, según lo informaron fuentes gubernamentales.

En el ataque fallecieron otras cinco personas, además de Abdul Rauf Jadim, que estuvo preso en el centro de detención de la Base Naval estadounidense en Guantánamo. El jefe de la Policía y el subgobernador de Helmand confirmaron que el comandante talibán que ha muerto en el ataque es Rauf.

El jefe de la Policía de Helamand, Nabi Jan Mulajel, explicó que Rauf estaba viajando en un coche cuando sufrió el ataque del “drone”. Su cuñado y cuatro ciudadanos paquistaníes forman parte de las víctimas de un ataque del que ni la prensa ni las autoridades norteamericanas han querido hablar.

A pesar de que su nombre resulte poco conocido, el diario The Washington Post lo definió como “la silenciosa figura de reclutamiento para el Estado Islámico en Afganistán». Hasta los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York, Rauf comandó la fuerza de reserva de élite del mulá Omar, luchando contra los opositores al régimen en todo Afganistán.