El dueño del felino aprovechó las exploraciones que hacía su mascota en los patios de los vecinos para localizar conexiones de internet inalámbricas y poder hackearlas. El animal llevaba puesto un collar equipado para realizar la tarea.

¿Cómo convertir tus mascotas en armas? , fue el título de la conferencia dictada por el experto en seguridad Gene Bransfield en el marco de la DEF CON celebrada en Las Vegas. El especialista mostró como se puede hackear el Wi-Fi de un perímetro contando con un gato y armándole un collar especial por menos de 100 dólares.

A fines del año pasado Bransfield colocó un chip Core Spark cargado con su firmware personalizado con código, una tarjeta Wi-Fi, un módulo GPS y una pequeña batería en el accesorio del felino. Luego dejó que el animal realice su rutina de paseo por los patios de los vecinos.

Con esto logró mapear todas las redes en el barrio que eran vulnerables a cualquier intruso y aquellas que a las que se podía acceder con herramientas de cifrado de craqueo simple. En un período de 3 horas la mascota identificó 23 redes que no tenían contraseña o que usaban cifrado WEP.

El creador afirmó a Wired que su objetivo no fue inventar un dispositivo de hackeo sino, más bien,concientizar a la gente de que un animal con un collar modificado puede dar con su conexión y sacar la contraseña si no está bien protegida.