El enganche está a 48 horas de debutar en Argentinos, pero su pasado reciente lo sigue aferrando a Boca Juniors, aunque él consideró que volver al club de la Ribera «solamente sería posible como presidente», comentó con mucha ironía el «diez».

«Me fui de Boca porque me resultaba extraño que los domingos todos dijeran que había jugado bien y el lunes siempre aparecía un dirigente diciendo que había que esperar hasta junio para tratar la renovación del contrato. Entonces lo pensé mucho y me vine a Argentinos», aclaró la flamante figura del «Bicho».

Para alejar todo clase de rumores acerca de su relación con el «Virrey», alertó que con el director técnico boquense «nunca se van a pelear porque se quieren mucho. Pero la gente se cree que con él hablábamos todos los días y no era así. De hecho, desde que me fui el 27 de junio, no lo hicimos más». Sumando criterios a su amistad con Bianchi apuntó: «Fue el mejor técnico que tuve, pero a partir de AHORA ese lugar es para Claudio Borghi, porque nos tiene que llevar al ascenso».

Sobre el cierre de la entrevista con respecto a la casaca «10» Xeneize sentenció: «la número 10 de Boca siempre va a ser mía. Ahora siento que se la presté a Luciano Acosta. Y en cuanto a la capitanía del `Cata` (Daniel) Díaz, pienso que está bien, porque junto a Pablo Ledesma son los dos jugadores que más ganaron en la historia del club», adjudicandose un valor moral sobre la misma.

Volviendo a su actualidad puntualizó: «Ahora Argentinos necesita que le demos una mano y espero estar el sábado contra Boca Unidos, ya que estoy disfrutando mucho el día a día. Porque si tuve la suerte de jugar en Boca fue porque en este club aprendí mucho». Aunque el futbolista nunca se mostró lejano a su sentimiento por la azul y oro «esperemos que el domingo, Boca, el equipo del que soy hincha, pueda jugar bien y ganar», destacó concluyendo con lo que su corazón dicta en este momento.

Damián Rosito