El senador republicano Marco Rubio, presidente del subcomité para el Hemisferio Occidental de la Cámara alta de EE.UU., instó hoy al secretario de Estado, John Kerry, a que propicie una «investigación independiente» sobre las circunstancias de la muerte del fiscal Alberto Nisman.

En una carta dirigida al secretario de Estado, Rubio explica que el caso de Nisman «merece mayor atención» por parte de la Administración del presidente Barack Obama y dijo estar «cada vez más preocupado por la capacidad del Gobierno de Argentina para llevar a cabo una investigación justa e imparcial sobre su muerte».

«Insto a la Administración a que apoye el establecimiento de una investigación independiente, con asistencia internacional, sobre la sospechosa muerte del señor Nisman», afirmó el senador. «Le pido también –prosiguió- que la Administración haga todo lo que pueda para garantizar que las investigaciones del señor Nisman sobre los atentados de la AMIA y las actividades iraníes en la región sigan sin obstáculos».

El senador, posible candidato a la Presidencia de Estados Unidos en 2016, calificó la reacción a la muerte de Nisman por parte de la presidenta argentina como «extraña, cuando menos». Rubio tardó una semana en comparecer en público ante una sociedad argentina conmocionada, que teme que esta muerte quede impune y que la investigación por el atentado de la AMIA vuelva a punto muerto.

El pasado 18 de enero, Nisman falleció de un tiro en la cabeza en circunstancias aún por aclarar, apenas un día antes de comparecer ante el Congreso para detallar la denuncia presentada contra la presidenta argentina, Cristina Kirchner, por presunto encubrimiento de los acusados iraníes del atentado contra la aseguradora judía AMIA.