El hecho se produjo el miércoles en la localidad estadounidense de Longmont, Colorado, en donde una mujer fue detenida por apuñalar a una mujer embarazada de siete meses en el vientre para, posteriormente, robarle el bebé. La criatura falleció y la víctima se encuentra en terapia intensiva con heridas graves.

La atacante fue identificada como Dynel Lane, una ex enfermera de 34 años. Esta mujer ya tuvo su primera audiencia pública en la que se la acusó de intento de asesinato y terminación ilegal de un embarazo, ya que las leyes de Colorado no califican como persona a un feto que no ha finalizado su periodo de gestación.

Según la información proporcionada por la policía, la víctima, una mujer de 26 años, acudió a la vivienda de Lane para comprarle ropa para bebé, luego de contactarla por vía web a través del sitio Craiglist. Una vez allí, la enfermera le propició una herida en el abdomen y le sustrajo al niño, que falleció instantáneamente.

Luego del ataque, la víctima logró llamar a una ambulancia y fue socorrida y llevada al hospital más cercano. Poco tiempo después, la agresora acudió al mismo hospital con el bebé muerto, asegurando que había tenido un aborto natural. Los profesionales médicos asociaron ambos casos y llamaron a las autoridades policiales.

Actualmente, Lane se encuentra detenida y debería pagar una fianza de dos millones de dólares si desea quedar en libertad. De ser declarada culpable de los cargos, su pena podría rondar los 48 años de prisión con posibilidad incluso de aumentar si se comprueba que el bebé vivió al menos unos segundos luego de ser arrancado del vientre materno.