Una nena de siete años mató a siete personas tras un ataque suicida en Nigeria

Una nena de siete años mató a siete personas tras un ataque suicida en Nigeria

Una niña de siete años se inmoló este domingo en el nordeste de Nigeria y ocasionó la muerte de siete personas, en el enésimo atentado en esta región sacudida por la violencia de Boko Haram. El presidente nigeriano, por su parte, reconoció haber subestimado la capacidad de causar daño del grupo islamista.

La niña accionó hacia las 13:30 hora local un cinturón de explosivos que llevaba en su cuerpo en Kasuwar Jagwal, un lugar destinado a la venta y reparación de teléfonos en Potiskum, muy concurrido a esa hora del día. Cinco personas murieron y 19 resultaron heridas según un primer balance. Fuentes médicas del hospital público de Potiskum anunciaron después el fallecimiento de dos de los heridos.

Según los testigos, la niña había sido expulsada en cuatro ocasiones hasta la entrada del lugar por los guardias y miembros de las milicias de autodefensa que sospecharon de ella por su edad. Los controles son más estrictos desde el atentado anterior cometido en el mismo lugar en enero por dos chicas de 15 y 20 años que dejó seis muertos y 37 heridos.

Finalmente, la niña volvió por otro lado, “se agachó para sobrepasar el cordón de seguridad, a cierta distancia de nosotros. Allí se hizo explotar»”, explicó Buba Lawan, jefe de una milicia local de autodefensa. El ataque suicida no ha sido reivindicado pero, según muchos observadores, lleva la firma de Boko Haram, que ha recurrido en numerosas ocasiones a mujeres y niñas para este tipo de atentados.

Desde 2009, la insurrección de Boko Haram y su represión por las fuerzas nigerianas han causado más de 13.000 muertos y 1,5 millones de desplazados en Nigeria, sobre todo en el noreste del país, donde el grupo extremista se ha hecho con numerosas localidades. El grupo multiplicó las operaciones mortales desde hace seis años, entre ellas los atentados suicidas en lugares concurridos.