Microsoft descubrió un problema de seguridad que permitiría ejecutar código a terceros sin autorización del usuario. La compañía tomó cartas en el asunto y lanzó una actualización que lo soluciona, por eso pidió que la instalen.

Microsoft  encontró una vulnerabilidad que afecta a varias versiones de su sistema operativo. Según explicó en un comunicado el problema permitiría a un atacante realizar cualquier acción de forma remota sin que el usuario lo notase y sin necesidad de que lo autorizara.

El fallo compromete a Windows Server (2003,2008, 2008 R2, 2012 y 2012 R2), Windows RT (y Windows RT 8.1), Windows Vista, Windows 7 y Windows 8 (incluyendo también Windows 8.1). Esto se debe a que se encuentra en la biblioteca Schannel, que es la que soporta la encriptación y la autentificación del software.

La compañía lanzó la actualización de seguridad MS14-066 para reparar el daño y ya se encuentra disponible para su descarga. Quienes posean Windows RT o Windows RT 8.1 podrán bajarla directamente desde el centro de actualizaciones Windows Update, mientras que el resto deberá buscarla en la página de soporte técnico de Microsoft e instalarla manualmente.