El subsecretario general de Presidencia, Valentín Díaz Guilligan, dejó su cargo luego de que se revelara que no declaró una cuenta por un millón de dólares en Andorra. En su carta de renuncia, dirigida a secretario general, Fernando de Andreis, el ahora exfuncionario aseguró que seguirá «contribuyendo con las metas de transparencia» y destacó que «las acusaciones son falsas».

Además, en diálogo con TN Central, destacó que «lo más correcto es no seguir en el cargo» y afirmó que su caso «es distinto al de (Luis) Caputo». «No creo que él tenga que tomar la misma decisión que yo», aseveró.

La renuncia

«Le hago llegar mi renuncia indeclinable», comenzó el texto, donde Díaz Gilligan aclaró que ingresó «a la función pública y a la actividad política para generar el verdadero cambio y proyectar un mejor futuro para los argentinos, donde millones de compatriotas están en la pobreza».

A continuación, explicó que «en ese contexto, y a pesar del respaldo incondicional que sentí por parte de todos los miembros de nuestro Gobierno, no creo necesario seguir aferrado al cargo en medio de un debate mediático sobre mis acciones en los años que estuve en la actividad privada».