El checo llegó desde la qualy a su primera final en el circuito, donde superó a Adrian Mannarino (44°) por 6-3 y 6-2 y consiguió los 250 puntos del torneo neozelandés justo antes del Australian Open.

Jiry finalizó con once aces, dos dobles faltas y ganó el 77% de los puntos jugados con el primer saque, vía con la cual tuvo 64% de efectividad. Además en el segundo set perdió solo tres puntos con su saque, aunque en el primer sufrió tres break points e incluso comenzó en desventaja al haber perdido el primer juego con su servicio, pero recuperó en el cuarto juego y se adelantó en el octavo.

En el segundo parcial, cuatro juegos en fila le dieron la comodidad suficiente para tener el trofeo en la bolsa y no preocuparse más que por disfrutar de los últimos puntos, y así despachó al francés luego de una hora y siete minutos.

Este fue el primer duelo entre ambos, y también la primera definición del nacido en Pribran hace 21 años y de 1,98m de altura. El campeón de cuatro Challengers (en Liberec 2013 había superado en la final a Federico Delbonis) defendía solo seis puntos por no haber pasado la qualy de Sídney el año pasado, por lo que saltará del puesto 63 – el mejor de su carrera – al 37.

En este torneo habían perdido prematuramente los argentinos Diego Schwartzman, Juan Mónaco y Federico Delbonis, justamente ante Mannarino. El galo, que también estaba en su primera definición, sumará 150 unidades y también quedará cerca del puesto 36.

Mannarino jugará la próxima semana en el Australian Open ante Blaz Rola (79°), mientras que Vesely se preparará para enfrentar a Viktor Troicki (92°). Justamente el serbio también llegó a la final en Sídney desde la qualy, y a las 5:30hs enfrentará a Mikhail Kukushkin (66°).