Sólo a Chile, Uruguay y Brasil viajaron 7,1 millones de argentinos en 2016 por todos los pasos, lejos de los 5,7 millones de 2015, los 4,5 millones de 2014 y los 2,9 millones de 2008. A todo el mundo, en tanto, el Indec confirmó que los viajes desde Aeroparque y Ezeiza marcaron un nuevo máximo histórico el año pasado, con más de 3,34 millones de salidas.

Con el dólar estable, el sector prevé que el auge de viajes afuera siga este año y señalan a la Semana Santa -que arranca el viernes 14 de abril- como el próximo pico de “escapadas” internacionales.

Pablo Aperio, gerente general de TTS Viajes, contó que están vendiendo entre 30 y 35 por ciento más y que ya hubo muchas compras para descansar en playas brasileñas. “A diferencia de otros años, se ve una mayor tendencia y demanda a viajar a Chile”, agregó.

“Hay muchísimas reservas para Semana Santa, con Brasil y Chile entre los más elegidos. Hoy hay más disponibildad para destinos nacionales que para internacionales, y estamos viendo escapadas a Estados Unidos y Europa”, contó Silvia Tenazhina, country manager de Almundo.com. “Las reservas arrancaron en las últimas semanas y los destinos más pedidos son Santiago y Río de Janeiro, seguidos por Iguazú, Mendoza y Calafate”, añadió Martín Romano, country manager de Atrápalo, que en el verano vendió un 40 por ciento más.

El alto nivel de reservas para Semana Santa se evidencia al buscar pasajes de avión en esas fechas para los principales destinos. A tres semanas, y con tickets ida y vuelta, los más económicos se venden a 7.200 pesos para Santiago, a 10.400 pesos para Florianópolis y a 12.300 pesos para Punta del Este.

En materia de alojamiento, una habitación doble con desayuno en un hotel tres estrellas en Santiago de Chile, cerca de los principales shoppings, puede costar 1.100 pesos la noche reservando ahora. En el caso de “Floripa”, en las playas del norte de la isla, las tarifas rondan los 1.300 pesos la noche para un servicio similar. Y en Punta el presupuesto sube fácilmente a 1.700 pesos para alojarse en la Península con iguales pretensiones. Con el correr de los días y de las reservas, las tarifas tenderán a aumentar aún más.

Ese balneario uruguayo es otro de los que prevén un verdadero “desborde” en Semana Santa, por la mayor afluencia de quienes cruzan el “charco”. “La gente suele reservar más sobre la fecha, pero los hoteleros esperan un lleno total y hasta ahora el 70 por ciento de los que contratan son argentinos”, destacó a Clarín Luis Borsari, director general de Turismo de Maldonado. “Hay una tendencia favorable a que sigan viniendo -añadió-. El tipo de cambio ayuda, estamos baratos para los turistas argentinos”.