La gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, afirmó que en las próximas elecciones la ciudadanía “ratificará el cambio” que representa el oficialismo, y aseguró que en los barrios “la gente sabe” que su gestión “no es cómplice de las mafias del narcotráfico”.

“Las elecciones son importantes para que se ratifique el cambio. Cuando voy a los barrios, la gente y las madres me reconocen que nosotros no tenemos nada que ver con las mafias, que no somos cómplices de quienes matan y usan a sus hijos”, señalo Vidal.

En declaraciones formuladas durante el programa de Mirtha Legrand, la mandataria criticó a los dirigentes del PJ y del Frente para la Victoria que se refieren a “la pobreza como si no hubieran gobernado durante 28 años la provincia”.

“Nos habla de pobreza y gobernaron la provincia durante 28 años y negaron los problemas, nos dijeron que la inseguridad era una sensación. Nosotros empezamos por decir la verdad y decimos que por este camino vamos a esta cada día mejor”, sostuvo.

La gobernadora reconoció que la inseguridad es su “principal preocupación porque sabe que no se podrá resolver rápidamente”.

La inseguridad es el problema que más me preocupa a mí a y a la gente de la provincia. Vamos a llegar hasta donde haga falta y sabemos que tenemos que empezar por cambiar las instituciones como la Policía, la Justicia y el Servicio Penitenciario”, remarcó.

En ese sentido, Vidal aseguró que “las purgas policiales no alcanzan”, y aclaró que “hay que marcar pautas de conducta” a través de los jueces y dependencias como asuntos internos.

“Tenemos 90 mil policías trabajando todos los días en un sistema corrupto y vamos a tardar en modificarlo. Los efectivos deben justificar su patrimonio, al igual que los jueces y los políticos”, subrayó.

En esa línea, Vidal se refirió a la situación del juez Eduardo Freiler, que esta semana eludió un pedido de juicio político en su contra en el Consejo de la Magistratura, y afirmó que para “cambiar estas cosas hay que tener en cuenta a quién se vota”.

“Freiler no puede explicar su patrimonio y hay integrantes del Consejo de la Magistratura que votaron para que no se le haga juicio político. Lo mismo pasa con la procuradora (Alejandra) Gils Carbó, que no quiere renunciar. Hay que votar otros diputados y senadores para que podamos modificar estas cosas”, enfatizó.