La violencia urbana en Brasil suele dejar postales para el espanto. Sobre todo cuando se trata de hechos de inseguridad y de «ajuste de cuentas» que quedan grabados en video.

Esto ocurrió en un ciberlocal lleno de clientes en Brasil. Un hombre gatilló sin éxito en la cabeza de un joven que, aislado con sus auriculares, no se percató del riesgo.

El sicario guardó su arma, salió del negocio y regresó dos minutos después. En el segundo intento no falló y huyó impune.