“Fue impresionante; de un nivel, una calidad y una estética espectacular”, remarcó el Presidente momentos antes de ingresar en la Villa Olímpica, ubicada en Barra de Tijuca, donde se aloja la mayoría de los atletas que participan del evento.

El Jefe de Estado destacó del espectáculo realizado anoche en el estadio Maracaná “la música, los colores y la historia” de Brasil, como la emoción que provocó el paso de cada delegación y, especialmente, la representación argentina, encabezada por el basquetbolista Luis Scola, el abanderado.

Macri dijo, además, que Brasil fue «injustamente» criticado y subestimado por presuntas demoras en la organización y sostuvo que ese país “ha hecho un enorme esfuerzo” para llevar adelante la máxima competición deportiva del planeta, a pesar de las dificultades por las cuales atraviesa.

Afirmó que la Argentina podría presentar una postulación como sede de los Juegos Olímpicos luego de la experiencia que la Ciudad de Buenos Aires tendrá en 2018 cuando organice los Juegos Olímpicos de la Juventud.

“Se está trabajando bien y es un desafío, ya que van a venir prácticamente la misma cantidad de países que en los Juegos mayores”, añadió el Presidente en declaraciones a un medio periodístico antes de emprender el regreso a la Argentina.

Acompañaron a Macri a la Villa Olímpica, su esposa, la primera dama Juliana Awada; la canciller Susana Malcorra, el ministro de Educación y Deportes, Esteban Bullrich; el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis; el secretario de Legal y Técnica, Pablo Clusellas, además del presidente del Comité Olímpico Argentino, Gerardo Werthein.

También concurrieron a saludar a los deportistas argentinos el Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta; el ministro de Modernización porteño, Andy Freire, y el vocero presidencial, Iván Pavlovsky.

El Presidente dialogó con José Luis González y Cristian Poglajen (Voleibol), Matías Albarracín y Bruno Passaro (equitación), Ailén Valente (gimnasia) y el jefe de la misión argentina, Diego Gusmán.

Macri asistió anoche a la ceremonia de inauguración junto a otros jefes de Estado y representantes de los más de 200 países que tienen participación en esta edición de los Juegos.

Previamente, el Presidente, la Primera Dama y la canciller fueron recibidos por el jefe de Estado de Brasil, Michel Temer en el Palacio de Itamaraty, junto al canciller, José Serra, y el alcalde de Río de Janeiro Eduardo Paes.