Una guerra entre bandas en la villa 1-11-14 del barrio porteño de Flores terminó hoy con dos muertos, dos heridos y una ambulancia del SAME que fue baleada cuando ingresó para asistir a las víctimas.

El violento episodio ocurrió esta madrugada, cuando una ambulancia fue a asistir de urgencia a un paciente. Según relató a TN el chofer del vehículo, se dirigieron al asentamiento por «un código rojo» y, cuando el médico estaba dentro de la casa, comenzó un tiroteo entre bandas.

El conductor de la ambulancia, identificado como Claudio, afirmó que se desató una verdadera balacera. “Tuve que tirarme al piso”, señaló. Y agregó que si el disparo, que no era de un calibre menor, impactaba en el tubo de oxígeno de la ambulancia, «volaba la camioneta y los que estaban alrededor».

El vehículo sanitario debió salir de la villa con las luces apagadas y custodiada por la Gendarmería, mientras que los incidente siguieron poco después en la sala de emergencia del hospital Piñero. Allí, quienes aparentemente serían familiares de los baleados llegaron armados y amenazaron a los médicos para que los atendieran de manera urgente.

El director del Hospital Piñero, Damián Pagano, confirmó esta mañana a la prensa que «cuatro personas ingresaron al hospital, dos de ellas fallecidas y otras dos con heridas de bala». Las víctimas fatales son una mujer de 28 años y un joven de 18, mientras que los heridos seguían internados esta mañana en observación, con custodia de Gendarmería en el centro de salud.

«No vamos a dejar de entrar a las villas, pero pedimos que nos cuiden», señaló el director del Piñero.