El jugador de Lanús, Lautaro Acosta, fue víctima de un secuestro de modalidad “exprés”, cuando un grupo de delincuentes lo interceptó mientras circulaba con su auto por la zona sur del conurbano.

El futbolista fue golpeado, lo amenazaron y lo llevaron hasta su casa, donde finalmente le robaron dinero. Según contó el propio jugador, el hecho ocurrió anoche, mientras regresaba a su casa. Entonces, al menos cuatro delincuentes le cruzaron un vehículo y lo obligaron a bajar.

«Se bajaron cuatro y me obligaron a subir al auto de ellos. Me pegaron bastante al principio. culatazos y piñas», relató Acosta, de 26 años. Sin embargo, lo peor estaba por venir. «A las cinco cuadras me reconocieron y me empezaron a decir que era jugador, que tenía dólares…», contó el delantero de Lanús.

«Me dijeron que si no les entregaba lo que querían me iban a matar. Fueron unos 40 minutos. Me mostraban cómo sacaban el seguro de sus armas y me decían que iban a disparar», sostuvo, y aseguró que «era gente que no era la primera vez que hacían esto».

Posteriormente, los delincuentes se dirigieron hasta la casa de Acosta, donde se encontraban sus padres. Allí, las amenazas continuaron hasta que lograron hacerse con los ahorros de la familia.

«Les dimos lo que veníamos juntando para las vacaciones. Se llevaron eso y se fueron», contó por su parte el padre de Acosta. «Lo normal que uno puede tener en una casa para vivir», concluyó.